Archivo | televisión RSS feed for this section

series para un atracón

3 Ago

Anatomía de Grey, Girls, New Girl, Dates… Un atracón de series de chicas para contrarrestar la intensidad de The Walking Dead, Homeland y Juego de Tronos. Me parece un buen y necesario equilibrio… ¿No?

 

Anatomía de Grey, a por la décima.

Anatomía de Grey, a por la décima.

La Perfect Storm con la que terminó hace ya un par de meses Anatomía de Grey dejó el argumento lo bastante abierto para afrontar sin problemas una décima y última temporada. ¿La mojigata de April se irá con el buenorro de Jackson o el dulce Matthew? Apuesto por el malote, claramente. ¿El doctor Webber la palmó después del chute de electricidad? Yo diría que no, que todavía le quedan unos cuantos episodios en coma, aunque con el nivel ‘cortacabezas’ que lleva Shonda Rhimes no pondría la mano en el fuego. ¿Perdonará Callie a Arizona? Pues espero que no, porque bastantes desplantes llevaba ya como para aguantar la última bofetada a mano abierta y en toda la cara. ¿Podrán ser aún más empalagosos Meredith y Derek? Seguro que sí, porque si la cosa estaba ya dulzona, con el nuevo bebé ya a bordo me temo lo peor. Pero es que los entiendo; que ya van nueve temporadas… Yo no recordaba tal alarde de número de capítulos desde Santa Bárbara, e imagino que entretener tanto tiempo a tu público debe ser complicado, aunque el bucle de desgracias en el que están cayendo los guiones hace años ya que suena bastante surrealista. Pese a todo, ahí espero ansiosa que llegue el 26 de septiembre para ver con qué rocambolesco accidente nos sorprenden. Por lo pronto, ya se ha filtrado que van a desfilar muchos bomberos por el doble primer episodio…

 

Las chicas de 'Girls'.

Las chicas de ‘Girls’.

 

Con Girls me enganché por pura curiosidad. Tanto premio a Lena Dunham, tanto definirla como icono de su generación… Sí, me entraron unas ganas horrorosas de saber qué había detrás de esta serie. La verdad es que me encanta la cara y la seguridad con la que Hannah va (por mucho que lo niegue) por la vida y me encanta que ella se auto-imponga en el guión tanto desnudo. Me encanta que ellas siempre se enamoren de los más cafres, menos honrosas excepciones como Josh, el médico que irrumpe en la segunda temporada cabreado porque siempre le llenan su cubo de basura y, por supuesto, Charlie. Me encanta la relación de amistad que tienen entre ellas; tanto golpetazo de sinceridad entre mujeres resulta, aunque aspiremos a ello, casi una ficción. Y me encanta Shoshanna, capaz de ir de lo más cándido a lo más burro en cuestión de segundos. La segunda temporada acabó haciendo que nos preocupásemos por Hannah y adorásemos un poco más a Adam. La tercera debe traer buenas cosas, sobre todo para Marnie.

 

Zooey Deschanel, protagonista de 'New Girl'.

Zooey Deschanel, protagonista de ‘New Girl’.

 

New Girl o cómo una cancioncilla ridícula de intro se puede llegar a incrustar en tu cerebro y hacer hasta que te guste (¡!). Empecé con esta serie por puro aburrimiento y porque me encanta la ropa de Zooey Deschanel. Y, bueno, porque quería saber lo que los hombres de medio planeta le ven a esta chica… Después de unos tres primeros episodios flojísimos que rozan la vergüenza ajena para alguien que ya ha cumplido los 30, la serie va hacia arriba. Nunca podrá llegar a ser la Friends de 2013, ni tan siquiera la Cómo conocí a vuestra madre, pero tiene buenos puntos que coinciden con los momentos en los que se atreven a explorar el lado más divertido de los personajes. Conclusiones: a la historia de amor de Jess y Nick le quedan tela de vaivenes; Jake Johnson imita claramente a Matt LeBlanc, pero tiene su gracia; Schmidt es un diamante en bruto y va a tomar cada vez más protagonismo; y sí, Zooey Deschanel es adorable. ¿Lo mejor? Las cancioncillas que se inventa Jess en cualquier momento.

 

Oona Chaplin en una escena de 'Dates'.

Oona Chaplin en una escena de ‘Dates’.

 

Si La Serialista dice que algo mola, es que mola. Me fío a ciegas. Como cuando mi hermana me decía que era Coca-Cola y en realidad era café negro sin azúcar. Solo que normalmente lo que me dice La Serialista sí es verdad. Vi Dates a partir de un post que hablaba de ella. Breves episodios de gente que ingresa su perfil en una página de citas de internet. Se conocen, toman vino (y cuánto vino, y qué ganas de echarte una copa que te entran…), hablan, se enfadan, se reconcilian, quedan con otros, beben más vino, se pelean, se acuerdan del tío con el que ya se habían enfadado antes y vuelven a cruzar. El poder de la serie está claramente en los diálogos, que te hacer ver lo diferente que puede llegar a ser una primera cita según quién esté a cada lado de la mesa (o de la barra). La acción, por supuesto, brilla por su ausencia, pero se contrarresta con algunos momentos sorpresa del guión y con la presencia de la Jeyne de Juego de Tronos.

Y, aunque me gustaría seguir, me dejo las rarunas de Les Revenants, Black Mirror  y otras tantas para nuevos posts. Podría haber elegido para despedirme cualquier tema de la genial banda sonora de Anatomía de Grey o la canción con la que Charlie recita el diario de Hannah en Girls, pero hoy le ha tocado a Ben Harper y a su preciosa Up to you now, que no tiene nada que ver con ninguna de estas series pero que me encanta.

hollywood en dos sonrisas…

14 Ene
Tom Hooper, Anne Hathaway y Hugh Jackman, triunfadores en la 70º edición de los Globos de Oro. PHOTO BY JORDAN STRAUSS

Tom Hooper, Anne Hathaway y Hugh Jackman, triunfadores en la 70º edición de los Globos de Oro. PHOTO BY JORDAN STRAUSS

Y qué dos sonrisas… Tanto es así que en esta foto parece que Tom Hooper no sabe si unirse a ellos y sacar dientes o si dejar que sus dos estrellas brillen solas, por mucha culpa que él haya tenido en crear una película tan increíble como Los Miserables.

La 70º edición de los Globos de Oro deja claro lo que muchos intuíamos: que Hugh Jackman y Anne Hathaway han firmado este año el papel de sus vidas, que Quentin Tarantino sigue siendo un genio en esto de escribir -ojalá se replantee su futuro y no deje que Django desencadenado sea su obra final-, que Daniel Day-Lewis tiene una capacidad infinita de reinventarse en cualquier personaje que le pongan en sus manos, que Michael Haneke es ya uno de los grandes, que a Jessica Chastain no nos queda más remedio que adorarla y que lo de Ben Affleck detrás de la cámara parece que va muy en serio… El caso es que ya prometía cuando firmó junto a Matt Damon El indomable Will Hunting, pero tanta aparición reiterada en comedias romanticonas de segunda con Sandra Bullock y Jennifer Lopez nos había despistado… Me quedo de todas todas con el Ben Affleck director y su enorme capacidad de bucear en archivos y recortes de periódico para encontrar historias soberbias que a muchos se les pasarían desapercibidas.

Sigue leyendo

están por todas partes…

17 Oct

Dos años sin escribir como Isabel la Caótica son muchos. Demasiados. Pido perdón y prometo no volver a dejarla atrás. Siempre me gustó su forma de ver las cosas y su pasión casi enfermiza por encontrar en el mundo de la ficción pequeños guiños a su vida real…

Estos días acaba de estrenarse la tercera temporada de The Walking Dead. Sangre a rabiar, zombies con medio cerebro fuera, un mundo en el que ya no queda ni el recuerdo de lo que fue… Posiblemente nunca nada tuvo tan pocos puntos a su favor para mí. De hecho, creo que si su protagonista no me hubiese enamorado (como a todas) años atrás en Love Actually en una de las escenas más romanticas del cine actual, nunca me habría decidido a verla. Pero como los principios están para romperlos, vapulearlos, ponerlos patas arribas y decidir cambiarlos, necesité apenas 15 minutos del primer capítulo para saber que estaba ante una de las grandes obras maestras de la televisión. ¿Lo bueno? Que a pesar de la sangre, que es mucha, mis lunes son ahora un poco menos duros al comprobar que Rick y compañía sobreviven, o al menos lo están intentado, y eso que a su alrededor todo se desmorona…

Sigue leyendo

from lost to the river…

25 May


Nunca he visto Lost. Bueno, miento… Un amigo me pasó las dos primeras temporadas en DVD y aguanté exactamente el mismo tiempo que tardaron en curarle a Jack una herida en la espalda con el whisky de una botellita de mini bar (del avión, claro) y una aguja de coser botones inquietos… Un episodio. No di oportunidad alguna a una segunda cita en la que el feeling hubiese podido ir a más. Desde el principio no conectamos, y a veces es mejor darse cuenta a tiempo… Así que reconociendo que hablo desde la más completa ignorancia sobre la calidad o no de la serie y de su, según muchos, disparatado final, no he podido sentirme estos días más cercana que nunca a sus defraudados seguidores…

Millones de personas en todo el mundo han permanecido atentas desde 2004 a su televisión. Cada semana, a la misma hora, eran miles las excusas para faltar a una cena de amigos o para no coger el teléfono, y todo por el temor a que una pequeña parte de su mundo continuase sin que él pudiese ser partícipe. Qué injusta es la televisión. ¿Por qué nos hace eso, eh? ¿Por qué? Le hemos dado los mejores años de nuestra vida. Nos ha hecho llorar con la muerte de Chanquete, soñar con Lorenzo Lamas y frotar las manos con las barrabasadas de Angela Channing. Y ahora va y nos (se) la juega con un final cochambroso, de risa, infantil, patético (y sólo escribo de memoria lo que primero me vienen a la cabeza de todo lo que he escuchado en estos días). ¡Pero si hasta querían prenderle fuego a Cuatro! Globomedia nunca habría sido tan cruel…

Ellos, quienes la han visto, los pálidos de piel con fotofobia que viven en una gran mansión perdida vete tú a saber dónde, dicen que seis años no podían despedirse así, que una historia en mayúsculas debería cerrarse con algo más que un chiste… Los otros, los que día tras día han escrito las líneas de un guión adictivo, que hacen ruidos extraños en la buhardilla y el sótano y de los que sólo tenemos la intuición de que existen, insisten en que sólo querían darle un final justo y legítimo, como dice el Credo, creo. Y el resto, que nunca nos enteramos de qué iba el rollo éste pero que nos suena sospechosamente a los finales espectaculares de tatatachán de El sexto sentido y Los otros, sólo nos queda pensar dónde habrán ido a parar todas esas horas que no esparcimos por las aguas del Océano Pacífico…

ComunicarEnColores

Reina por los pelos

Planes Molones

Planes interesantes y molones para hacer en Madrid y en muchos más sitios

30ypocos

Sobre cómo no tener nada a esta edad puede ser una ventaja

Isabel la Caótica

Reina por los pelos

enero11

Literatura para romper el tiempo.

JaimeGonzalo.com

Web oficial de Jaime Gonzalo, periodista e investigador. Cronista de rock & roll y contracultura.

La serialista

Reina por los pelos

Paco Torres

Reina por los pelos

La voz de Iñaki

Reina por los pelos

Del alfiler al elefante

Reina por los pelos

marujatorres.com

Reina por los pelos

Horas contadas

Reina por los pelos

EL MIERDIARIO DE ALBRET V1.0

Reina por los pelos

Riesgografías

Reina por los pelos